Materiales en línea

Cómo hacer citas textuales y de resumen

Las funciones de las citas en un trabajo universitario o profesional son muy precisas y responden a una tradición del trabajo intelectual e investigativo. Sirven, fundamentalmente, para apoyar la argumentación del investigador, para ejemplificar sus ideas o para ser refutadas por él.

      Es una idea aceptada que las citas no deben ser demasiado numerosas (pues en ese caso el trabajo es solo una larga cadena de citas sin elaboración personal) ni demasiado largas. Es habitual que, cuando la cita tiene más de diez líneas, se haga un resumen (o también, una paráfrasis, un comentario o una glosa).

Citas textuales

Como su nombre lo indica, las citas breves deben reproducir el original tal y como está escrito y respetar su vocabulario, su puntuación, su estructura gramatical, su ortografía e incluso lo errores.

      Las citas textuales pueden ser breves o extensas. La forma como se integrarán al trabajo dependerá de su extensión.

Cita breve

Convencionalmente, una cita debe estar integrada en el texto, adaptarse coherentemente a la expresión y llevar dobles comillas (“ “) que indiquen claramente que no se trata de las palabras del propio expositor. También se considera que una cita breve es la que tiene menos de cuatro renglones. Estos criterios varían según los especialistas en normas de estilo, pero lo importante es que, una vez que se escoge un estilo, se respete a lo largo de todo el trabajo.

Ejemplo:

De la unión específica del negro con la española poco se ha dicho, por lo menos oficialmente; esa mezcla nunca se dio, como tampoco se dio la de española con indio. Refiriéndose a la peninsular, Aguirre Beltrán asegura: “Jamás la hemos encontrado unida en matrimonio con negro, indio, afro o indiomestizo”.1

1Gonzalo Aguirre Beltrán, La población negra en México, México, Fondo de Cultura Económica, 1989, p. 234.

Cita extensa

Las citas textuales largas (de más de cinco renglones) deben colocarse en un párrafo aparte, sin comillas, a espacio simple, sangrado a la izquierda y en tipografía más pequeña. Se trata de una convención, por lo tanto, admite variantes, pero, como siempre, una vez escogida la forma, debe respetarse sin excepciones a lo largo del trabajo.

Ejemplo:

En cuanto a la noción de persona entre los pueblos negros de México, presenta similitud con la que los africanos sustentan, y es notable el concepto de la sombra como uno de los componentes de la persona:

El concepto de sombra no es un concepto occidental; cuando menos, no forma parte del acervo actual de esta cultura. Su introducción y difusión en México se debe al negro africano. Cuando el individuo sueña, la sombra recorre los lugares más diversos y, como no tiene el obstáculo de su recipiente material, puede violar impunemente las leyes que regulan el tiempo y el espacio.1

1Gonzalo Aguirre Beltrán, La población negra de México, México, Fondo de Cultura Económica, 1989, p. 235.

Citas de Resumen

Estas citas exponen las ideas de un determinado autor, pero, a diferencia de las citas textuales, el investigador las resume con sus propias palabras. Se trata de un recurso para presentar informaciones necesarias, pero que no tienen que ser tan precisas como las citas textuales. Sin embargo, se debe indicar al pie de página el dato exacto del texto que se está resumiendo.

Ejemplo 1:

Según Julieta Schorten, los estadounidenses se han acostumbrado a gastar más de la cuenta.1

1Julieta Schorten, The Overspent American, Nueva York, Simon & Schuster, 1998, p.26.

Ejemplo 2:

Al examinar las poesías de tipo popular, José Almiral llama la atención, de manera indirecta, sobre la frecuencia de la repetición del tema del amante traicionado y la de la muerte prematura de la amada.1

1José Almiral, “Temas recurrente”, Lírica popular española, Madrid, Gredos, 1997, pp. 34-56.

Estos son los problemas más comunes en lo que respecta a las citas textuales. Para otros casos, es necesario consultar los manuales especializados.

Bibliografía mínima

  • Cázares Hernández, Laura et al., Técnicas actuales de investigación documental, México, Trillas/Universidad Autónoma Metropolitana, 1984.
  • Galindo, Carmen, Magdalena Galindo y Armando Torres Michúa, Manual de redacción e investigación: guía para el estudiante y el profesionista, México, Grijalbo, 1997.
  • Garza Mercado, Ario, Normas de estilo bibliográfico para ensayos semestrales y tesis, México, El Colegio de México, 2000.
  • Gibaldi, Joseph, MLA Handbook for Writers of Research Papers, 6a ed., Nueva York, The Modern Language Association of America, 2003.
  • Manual para redactar citas bibliográficas, según norma. ISO 690 y 690-2, disponible en [Consulta: 2 de Mayo del 2012]

Para consultar recursos en Internet, visita el apartado de Sitios de Interés.